BERNI1

BERNI4

 

 

BERNI3

 

 

 

 


Trabajos especiales

Levantamiento de huellas dactilares en caso de robos, hurtos, amenazas contra su persona y/o empresa.
Cumplimos la función de realizar la inspección ocular en el lugar del hecho,
preservación del mismo, búsqueda, detección y recolección de rastros papilares (dactilares y palmares) y de cualquier tipo de indicios, como por ejemplo: huellas de pisadas, rodados, filamentos pilosos, etc., que sirvan para el esclarecimiento de la investigación.
Trabajos sobre superficies metálicas, cajas registradoras, cajas fuertes, vehículos. Papeles, cartas, documentos, facturas, escritura, y otros materiales  para dar con la persona que cometió el ilícito.
No dude en consultarnos. Trabajamos de manera totalmente privada

2

..........................................................................................................................................

Entró a una galería y se llevó un Dalí bajo el brazo

Las cámaras de seguridad registraron la salida del ladrón, que escapó con "Cartel del Don Juan Tenorio”, valuada en 150 mil dólares.

Entró, robó y se fue. Con toda naturalidad, el ladrón se llevó bajo el brazo una pintura de Salvador Dalí valuada en 150 mil dólares de una galería del centro de Manhattan, en Nueva York.

El “Cartel del Don Juan Tenorio”, una pequeña acuarela pintada por el artista surrealista español en 1949, ya no está exhibida en la galería Venus Over Manhattan, recientemente inaugurada en el elegante barrio del Upper East Side, cerca del Central Park.

"Entró como un potencial cliente, tomó la pintura y escapó", explicó una vocera de la Policía al referirse al robo que se produjo el martes, poco después de las 16 (19 de Argentina), en el horario de apertura de la galería.

Las imágenes del asaltante –de entre 35 y 45 años, semicalvo y con camisa a cuadros- quedaron registradas por las cámaras de seguridad del edificio. En ellas se lo ve saliendo de un ascensor del edificio con lo que sería la pintura envuelta con una tela bajo el brazo.

La pintura está valuada en unos 150.000 dólares, confirmó la Policía, que busca rastros que puedan conducir al asaltante.

La galería Venus Over Manhattan fue inaugurada en mayo y pertenece al coleccionista de arte Adam Lindemann

..........................................................................................................................................

Identifican a cuatro sospechosos por el robo de las obras de arte

Uno de ellos está detenido porque tenía 13 pedidos de captura en causas de robo y estafa.

Cuatro hombres son investigados por su presunta vinculación en el robo de 25 obras de arte de una propiedad de Villa del Parque los primeros días del año, de las cuales 14 fueron recuperadas por Interpol en el depósito de la galería Zurbarán, propiedad del reconocido coleccionista, escritor y marchand Ignacio Gutiérrez Zaldívar.

Así lo afirmaron a LA NACION fuentes judiciales, que explicaron que uno de los sospechosos tenía 13 pedidos de captura en diversas causas por robo y estafa y quedó detenido.

La causa recayó en las últimas horas en el juzgado de instrucción porteño N° 12, a cargo de Ricardo Warley. Antes, la investigación la llevaba adelante Facundo Cubas.

El robo de las obras de arte ocurrió el 7 de enero pasado en una propiedad de Villa del Parque, cuando el inmueble estaba vacío y sus propietarios estaban de vacaciones. Los delincuentes no sólo se llevaron obras de artistas argentinos valuadas entre 10.000 y 50.000 dólares, sino también joyas y electrodomésticos.

Entre las obras robadas estaban Reflejos , de Benito Quinquela Martín, y piezas de Marta Minujin, de Raúl Soldi y de Raquel Forner, informaron fuentes de la investigación.

Según confiaron a LA NACION las fuentes judiciales consultadas, el dueño de las pinturas hizo su propia investigación y, al poco tiempo, descubrió a través de Internet que dos de sus obras estaban por ser subastadas en la galería Arroyo.

"Una persona que decía ser el propietario había dejado en consignación las dos pinturas en la galería Arroyo, pero antes de ser subastadas fueron descubiertas por el damnificado del robo. Una de las obras ya le fue devuelta", explicó una de las fuentes consultadas.

A esa altura, el caso ya era investigado por el Departamento de Protección del Patrimonio Cultural de Interpol, que siguió las pistas de los falsos propietarios de los cuadros.

El 4 de este mes, por orden del juez Cubas -entonces a cargo del caso-, detectives de la Policía Federal allanaron oficinas y un depósito de la galería Zurbarán, en Cerrito 1530, Retiro, donde recuperaron 14 pinturas y secuestraron una computadora y documentación valiosa para la pesquisa.

Según fuentes con acceso al expediente, Gutiérrez Zaldívar sostuvo que compró las obras de buena fe y que para demostrar sus dichos presentó los comprobantes de las transacciones.

Ahora, los investigadores investigan el origen de las facturas y a las personas que le vendieron las pinturas al reconocido marchand.

1

Con pedido de captura

Días atrás, agregaron las fuentes judiciales, los detectives de Protección del Patrimonio Cultural de Interpol detuvieron a un sospechoso que fue identificado como Osvaldo Ryszelewski.

Los voceros consultados afirmaron que Ryszelewski tenía 13 pedidos de captura en su contra y que fue detenido por los detectives de Interpol cuando estaba por cambiar un cheque.

Si bien es investigado en la causa del robo de cuadros, Ryszelewski quedó detenido por orden del juzgado federal a cargo de Norberto Oyarbide, que lo investigaba por otro hecho.

La identidad de los otros tres hombres investigados en el expediente del robo de los cuadros se mantiene en reserva. "Es posible que a los cuatro sospechosos les imputen el delito de encubrimiento. Se los acusará de que, a sabiendas del origen ilícito de las obras, igual intentaron venderlas", explicó la fuente judicial consultada.

..................................................................................................................................

Investigan a trabajadores del country por robo de un millón de dólares

Fue denunciado por una mujer de 60 años.

Sólo tres personas tenían la combinación de la caja fuerte con las joyas.

Los trabajadores del country Martindale, del partido de Pilar, serán investigados luego de que una mujer denunciara que le sustrajeron de una caja fuerte que tenía en su casa joyas por un total de un millón de dólares. Los investigadores también apuntan a los familiares que tenían acceso al lugar, ya que el cofre no fue violentado.

Según fuentes de la investigación, el matrimonio que vive en la casa tiene una empleada doméstica y un chofer que ahora también están bajo la lupa.

La denunciante, de 60 años, señaló que la combinación de la caja fuerte de su casa sólo la conocían tres personas: ella, su marido y el abogado.

"El abogado nunca iba a la casa, por lo que está prácticamente descartado, pero lo que está claro es que si el autor del robo no fue una de esas personas, al menos uno de ellos entregó la combinación numérica a alguien que tenga acceso en la casa", consideró un jefe policial.

El fiscal de Pilar a cargo del caso, Gonzalo Acosta, ordenó que la Policía Científica realice en la caja fuerte una búsqueda de huellas dactilares y las coteje con las personas del entorno.

El hecho fue denunciado ayer por la dueña de casa, quien abrió la caja fuerte, algo que no hacía desde noviembre del año pasado, y se encontró con la sorpresa de que faltaban todas sus joyas que valuó en un millón de dólares.

El caso fue caratulado como "hurto" y es investigado por la comisaría de Derqui y el fiscal Acosta, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Pilar.

..................................................................................................................................

Cómo atacar el fraude en empresas

Los mecanismos del fraude se van sofisticando y el perjuicio aumenta

El fraude erosiona la economía de las empresas, sus mecanismos se van sofisticando y, consecuentemente, el perjuicio aumenta, sostiene el autor. Asegura que las compañías pueden perder más del 5% de su facturación como consecuencia de los ilícitos y que deben implementar mecanismos de prevención y, sobre todo, de sanción a los empleados infieles.


Hace ya unos años nos vimos sorprendidos por la cobertura de la prensa económica sobre los descubrimientos de muy importantes fraudes corporativos (Enron o Worldcom) ocurridos en los Estados Unidos. Corrió mucha tinta sobre la repercusión de los mismos en una sociedad que reprime duramente los delitos económicos ya sea con penas corporales como pecuniarias. Estos episodios tuvieron eco en nuestro medio, por los montos en juego y por la calidad directiva de sus autores.

Claro esta que no pudimos evitar la comparación, sobre los ilícitos que son víctimas las empresas y que se cometen en la Argentina, sin bien con otros valores en juego y sobre todo con leve o inexistente castigo.Lo cierto es que el fraude existe y erosiona gravemente a la economía, sus mecanismos se van sofisticando y, consecuentemente, la potencialidad del perjuicio aumenta.

Las áreas financieras y de compras son en general las más sensibles y allí donde deben intensificarse los controles, aunque no se debe descuidar el espionaje industrial ya que la información confidencial tiene también un alto valor económico.

Entre las maniobras más comunes podemos citar, los arreglos entre los funcionarios a cargo de compras y los proveedores, previo simulacro de concursos de precios; refinanciaciones preferenciales de deudas; modificaciones dolosas de stock; supuestos pagos de tributos con presuntos recibos falsos y la fuga de información calificada.

Si bien es muy difícil apelar a estadísticas no resulta exagerado estimar que las empresas pueden perder mas del 5% de su facturación como consecuencia de fraudes. Una encuesta realizada por KPMG sobre el particular determino que el 33% de los empresarios entrevistados respondió haber sufrido algún acto de corrupción o fraude.

Ahora bien, detectado el ilícito sigue siendo muy alta la resolución del conflicto de forma interna, y eso por variadas razones entre las que se encuentran el silencio cómplice para no evidenciar torpezas o negligencias de los responsables del control, hasta el temor de que futuras pericias judiciales demuestren posibles irregularidades de varios tipos.
Lo expuesto implica, en muchas ocasiones, el despido incausado del involucrado quien, por ello, termina premiado con una indemnización.

Las empresas son en general muy pudorosas para reconocer que fueron damnificadas por fraudes, tienen la sensación de que se muestran vulnerables al dejar vislumbrar que no funcionaron sus controles internos o que la elección del personal no fue adecuada.

Prevenir con sanciones

La experiencia asegura que el delito se repite si no hay una inmediata capacidad de reacción. La denuncia resulta indispensable como demostración ejemplificadora. Sin medidas judiciales los delitos vuelven a cometerse al poco tiempo, el proceso es la efectiva y concreta evidencia de la voluntad empresarial.

Existe una favorable y creciente tendencia a denunciar estos ilícitos, el cambio de actitud se puede atribuir a razones muy diversas, entre otras la necesidad de acreditar quebrantos, la preexistencia de controles que colaboran con la conformación de cuadros probatorios que aseguran en mayor medida los resultados del proceso y hasta el mas adecuado tratamiento judicial de los delitos económicos.

El recupero del daño patrimonial a las empresas no siempre es significativo y sigue siendo la prevención el mejor remedio.
En ese sentido el notorio control sobre bienes e información critica, no solo permiten detectar los posibles ilícitos, sino que desalientan su comisión.

Es conveniente la expresa notificación a todos los empleados de la empresas sobre la posibilidad de ser auditados, para legitimar el acceso a documentación o elementos informáticos puestos a su disposición.


El procedimiento que entendemos correcto, consiste en el análisis de los factores mas vulnerables de las compañías a través de la acción interdisciplinaria entre las asesorías letradas, auditorias contables, informativas y empresas de seguridad en su caso.

Al detectarse una irregularidad que normalmente es advertida vía controles regulares de auditoría tanto interna como externa o con medios menos sofisticados pero bastantes frecuentes como los avisos anónimos que delatan el hecho, es recomendable la inmediata desvinculación preventiva del agente sospechoso, y preservar de manera fehaciente, por ejemplo con constancias notariales, toda prueba que pueda tomarse como incriminante, que permita el encuadramiento legal de la futura denuncia.

Radicada la acción, el denunciante deberá asumir un rol activo en el proceso colaborando con la investigación hasta sus últimas consecuencias logrando determinar la autoría y eventual responsabilidad penal del imputado.

Podemos concluir que, para prevenir, se debe contar con códigos de conducta, auditorías contables, informáticas, de gestión y cruce de información permanente de los resultados. No pueden tampoco descartarse antiguas pero no menos efectivas prácticas, tales como la vigilancia discreta sobre bruscos cambios de nivel de vida y consumo de los dependientes.
Y no se debe olvidar que los fraudes se realizan, en un gran porcentaje, desde la propia estructura de la Empresa, o contando con apoyo interno.


....................................................................................................................................................................................................................


Hurtos en tiendas comerciales

La navidad es supuestamente una época de buena voluntad y un momento especial para “dar”. Sin embargo, algunos comerciantes comparten el mismo punto de vista.
Para ellos, parece mas una época de “tomar” que de “dar” porque los ladrones de tiendas – tanto clientes como personal – buscan cualquier oportunidad para salir de la tienda con "obsequios" que no han pagado. Y lo peor es que este es un problema mundial.

A pesar de la gran variedad de medidas antirrobo que se han introducido al sistema, las perdidas que sufren los comercios por hurtos siempre aumentan a esta altura del año.
Sin embargo, estas pérdidas festivas son la punta del ovillo porque este delito se está convirtiendo en un serio problema en todas las épocas del año y parece estar alcanzando proporciones epidémicas en diversos países.

El año pasado, los comerciantes de Estados Unidos perdieron un estimado de 37.400 millones de dólares (19,5 mil millones de libras) en mercaderías, lo cual representa el 1,6 por ciento del total de las ventas. Estas perdidas son habitualmente conocidas como “shrinkage”.
En respuesta a esta situación, el congreso de los Estados Unidos ha autorizado al FBI a formar grupos de trabajo para luchar contra el hurto organizado en tiendas comerciales, asignando cinco millones de dólares para la capacitación, investigación y procesos judiciales hasta 2009.

Resulta muy difícil comparar las tendencias en los diferentes países del mundo porque las personas encargadas de recolectar y publicar la información utilizan distintos métodos y criterios. Pero este año, por primera vez, el Informe Barométrico de Hurtos en Tiendas Minoristas de Europa ha podido efectuar estas comparaciones. Los resultados obtenidos de estas investigaciones incluyen a 24 países y representan el 18 por ciento de los comercios minoristas de Europa.

Del informe surge que el costo de estas perdidas por hurtos en los últimos doce meses en Europa ha sido de 32.867 millones de euros (22.000 millones de libras). Esta cifra combina el valor de los objetos robados con los costos de seguridad asociados.

El porcentaje de perdidas por hurtos en Europa es inferior al mismo porcentaje en los Estados Unidos de América, en un 1,24 por ciento y, el año pasado cayó aproximadamente un 0,01. El Reino Unido, por segundo año consecutivo registró la caída más grande, por debajo del 1,77 por ciento en 2002 a 1,33 por ciento en 2006, pero aun continúa por encima del promedio. Suiza, Irlanda y Suecia, por otro lado, registraron significativos aumentos en este tipo de delitos.

Mientras que algunas fuerzas policiales y algunos gobiernos están considerando la posibilidad de cambiar su respuesta a este delito tan costoso y han pensado en bajarlo a una categoría inferior y reducir las penas, otros se han propuesto combatirlo vigorosamente.

Desde la apertura de la primera tienda de auto-servicio, una gran cantidad de compradores se ha visto tentada por tomar los productos exhibidos en las góndolas como si se los estuviera invitando a servirse sin pagar un centavo.
Para combatir este delito, se han puesto en práctica diversas medidas, todas ellas efectivas hasta un cierto punto, dependiendo de la tienda y de los productos vendidos.

Los detectives encubiertos fueron una de las principales armas utilizadas en la lucha contra este delito, capturaban a los delincuentes fuera de las tiendas y los acompañaban a la oficina del gerente donde se llamaba a la policía y se iniciaba un proceso judicial en su contra. Pero, una vez iniciado el proceso judicial, los detectives debían ir a atestiguar a los tribunales y, para esto, debían dejar sus puestos.

La indulgencia practicada por los tribunales a favor de los delincuentes llevo a las tiendas a preguntarse si el enjuiciamiento de los delincuentes era la política adecuada.

Seguramente, las dudas de estos comerciantes fueron evacuadas cuando en agosto de este año se dieron a conocer las noticias que afirmaban que las autoridades locales de Inglaterra recomendaron que aquellas personas que cometen hurtos en tiendas comerciales en forma continua o serial no deberían ser enviadas a prisión.

Como alternativa a esta propuesta oficial se sugirió que ninguna persona que cometa hurtos en forma repetida pueda ir a prisión por más de ocho semanas.
Los comerciantes del Reino Unido y Gales que sufren alrededor de nueve millones de estos delitos por año recibieron esta noticia con gran consternación.
Y en Estados Unidos, la tienda minorista más grande del mundo, Wal-Mart, ha cambiado su política de tolerancia cero y persecución de delincuentes.

Un informe del New York Times de julio pasado indica que según se ha observado en algunos documentos internos de la empresa, esta ha decidido aprehender solo a aquellas personas que se encuentren entre los 18 y 64 años de edad y que roben al menos $25 en mercaderías. Anteriormente, la empresa iniciaba acciones contra toda persona que tomara de la tienda más de $3 en mercaderías.

J.P. Suarez, quien se encuentra a cargo de la protección y seguridad de Wal-Mart explico al diario: “Si tengo una persona a la que le pago $12 la hora procesando un robo de $5, pierdo dinero y pierdo la posibilidad de ver a alguien que me esta robando $100 o a un grupo organizado que me viene a robar $3.000”.

Esta nueva política adoptada por Wal-Mart se ajusta a las políticas de la mayoría de sus competidores y parece tener el apoyo de la policía de los Estados Unidos quienes debían asistir y pasar largos periodos de tiempo en los locales por delitos insignificantes.

Hoy en día, las tiendas están más enfocadas en la prevención que en la aprehensión y el arresto de delincuentes. La tecnología también tiene un rol muy importante en esta materia. Hoy, contamos con una gran cantidad de dispositivos de vigilancia que nos permiten monitorear las mercaderías como, por ejemplo, las etiquetas de alarmas (conocidas como “tags”) que se colocan en los productos y suenan cuando son retiradas de la tienda sin ser neutralizadas.

Sistemas magnéticos, sistemas magnéticos y acústicos, sistemas de radio-frecuencia y sistemas de microondas, todos compiten entre si en un creciente mercado.
Se sabe, sin embargo, que muchos de los delincuentes están preparados y van a las tiendas con tijeras o trinchetas para remover las tarjetas de seguridad en una esquina tranquila del comercio.

El sistema permite también que los empleados sean quienes roban la mercadería de la tienda ya que son ellos quienes están a cargo de la colocación de las tarjetas de seguridad. Este ha sido siempre uno de los grandes problemas del sector.
A través de una encuesta reciente llevada a cabo en los Estados Unidos se supo que uno de cada 28 empleados había sido aprehendido por hurtos.
Por lo tanto se ha puesto en práctica un nuevo enfoque, que protege a los productos tanto de clientes como de empleados deshonestos, por el cual se colocan tarjetas de seguridad dentro de los embalajes cuando se entrega la mercadería.

Carrefour, una de las tiendas minoristas mas grandes de Europa firmo un acuerdo estratégico a comienzo de 2006 con Checkpoint Systems, el mayor proveedor de dispositivos basados en radio-frecuencia para poner en práctica un agresivo programa que comienza en el punto de fabricación con el fin de disminuir el índice de perdidas por hurtos.

Siempre habrá delincuentes que intenten encontrar la forma de evitar la tecnología mas sofisticada, por ejemplo, algunos ya han descubierto que pueden evitar la detección electromagnética protegiendo los productos robados dentro de una bolsa que contenga una lamina de papel de aluminio, aluminio, o, inclusive, una malla.

Sin embargo Checkpoint ha introducido una nueva tecnología que puede detectar a aquellos clientes que entran a las tiendas con bolsas que contienen una cantidad de metal excesiva o fuera de lo normal. En estos casos, una alarma silenciosa advierte al personal de la tienda y los clientes son controlados muy de cerca impidiendo así que roben mercadería de la tienda.

La combinación de sistemas de alarmas en las mercaderías y productos de la tienda, junto con los circuitos cerrados de televisión y la presencia de personal de seguridad parecen ser la mejor opción en la lucha contra hurtos en tiendas comerciales.

Si aun no se ha convencido de la seriedad de este tema, a continuación le ofrecemos algunas cifras de los Estados Unidos – compiladas por la Asociación Nacional de Prevención de Hurtos en Tiendas (NASP) – que seguramente lo ayudaran a convencerse:

• El promedio de incidentes relacionados con hurtos en tiendas es de 550.000 por día,
• En los Estados Unidos, se roban mercaderías por mas de 25.000.000 de dólares diarios,
• En los últimos cinco años, mas de 10 millones de personas han sido capturados por hurtar en tiendas,
• 23 millones de personas (una de cada 11) han cometido este delito alguna vez,
• Las personas que cometen este delito en forma serial comentaron que han sido descubiertos solo una vez de cada 48 robos,
• El tres por ciento de las personas que cometen este delito, lo hacen profesionalmente, y luego revenden la mercadería u obtienen otros beneficios de ella.

El resumen publicado por la Asociación de Prevención de Hurtos en Tiendas (NASP) refleja la misma situación en otros países.


.............................................................................................................................................................................................................


Caso resuelto

A fines de este año nos fue encomendado un trabajo que consistió en investigar los robos de mercadería efectuados a una empresa de la zona de Once para resolver el caso hemos realizado una infiltración de dos de nuestros agentes.
De las diferentes investigaciones y trabajos de inteligencia realizados hemos observado lo siguiente: -diversos tipos de irregularidades dentro y fuera del local, las cuales han sido captadas por nuestro personal en el lugar, -falta de control en el sector de embalaje que propiciaba que el embalador del local, en complicidad con la encargada y otra empleada que era el nexo dentro del negocio, agreguen mercadería extra a la adquirida, lo que sumaba otro factor de pérdida y filtro de la mercadería en el recinto. Transcurrido los días y continuando el seguimiento con las distintas vendedoras se pudo observar que no sólo estaban involucrados la encargada y el embalador sino que tenían una cómplice que se encargaba de avisar los movimientos de los demás empleados. Al observar al embalador retirar la basura del local pudimos corroborar que entre el recolector de basura y el embalador existía una relación amistosa que facilitaba el egreso de mercadería por ese medio.
La medida recomendada, tendiente a evitar la continuidad de hurtos que se venían sucediendo, consistió en implementar un control más estricto del personal de embalaje y de la encargada (que como resultado de la investigación resultaron responsables de los ilícitos) a fin de evitar el filtro y salida de mercadería del local.
Dichos empleados fueron despedidos. 

Si Ud. tiene dudas en temas que hacen a su seguridad personal o la de sus negocios y teme que puedan damnificarlo con maniobras delictivas contáctenos, lo asesoraremos en forma personal y sin cargo en nuestras oficinas.

En busca del arte perdido

Son grandes obras de arte, pero l público no puede apreciarlas porque fueron robadas o engalana las pinacotecas de coleccionista anónimos. Historia de pinturas geniales...que brillan por su ausencia.

Un hombre gato equipado con una caña de pescar, suponen. Nadie sabe quién fue, pero algo es seguro: el ladrón sabía lo que hacía. No pescó ningún bagre, especie que no suele verse en la galería de Piacenza; se llevó el Retrato de una dama de Gustav Klimt, valuado en tres millones de dólares. Otro vivo, se cree que un buzo, emergió en un amarradero del Caribe, trepó a un yate y no regresó al mar sin su tesoro: el óleo Dora Maar, una obra de Picasso de la que hasta la fecha nadie ha tenido noticias. Un guardia alemán aún recuerda el golpe que nueve años atrás lo noqueó, pero no hay ni rastros de Sombra y oscuridad, una joyita del maestro de la iluminación Joseph William Turner que se llevaron mientras él estaba inconsciente. A la Virgen del Huso, de Da Vinci, la descolgaron de una pared de un castillo escocés.
De un museo de Boston, en Estados Unidos, se llevaron trece años atrás el único paisaje marino que pintó Rembrandt, y otras obras impares como El concierto, del preciosista Jan Vermeer...
Y así: la lista podría ser eterna. El robo de obras de arte es un negocio que no deja de crecer. Según datos e la UNESCO, mueve mi millones de dólares al año. Para The Art Lodd Register, una compañía especializada en el rastreo de pinturas perdidas, hay unos 120 mil cuadros que están en manos de alguien que no es su legítimo dueño. 120 mil! Demasiadas obras que muy probablemente jamás sean exhibidas en un museo. Eso, sin contar los miles de lienzos que desaparecieron a causa del paso del tiempo, las guerras y los cataclismos naturales. Y sin poner en la lista a las acaso miles de obras que estan guardadas bajo siete llaves en la pinoteca de un millonario de gustos refinados. Demasiadas joyas de la pintura universal que jamás están al alcance del gran publico. Mal panorama, es cierto , pero tengan en cuenta que nada le impide emprender una visita virtual. Limpie sus lentes, ponga cara de entendido y no bostece al leer la cháchara del improvisado guía. Aquí empieza el recorrido por una de las mucha salas de un laberintico museo que jamas hallara: el de las Obras Perdidas.

Causas naturales

En nuestra primera escala, nada verá. Tendrá que arreglarse con esa herramienta que usó cuando niño, la imaginación. Es que, para empezar, recorreremos la galería de las pinturas que pasaron a mejor vida. ¿Tiene presentes los frescos de la Capilla Sixtina, una obra maestra de Miguel Angel? Según la leyenda, su obra perdida La batalla de Cascina no le iba en zaga. Dicen los que pudieron verla allá por el 1500, que parecía pintada por el mismísimo Creados : Benvenuto Cellini, un escultor contemporáneo de Miguel Angel, escribió que "su talento nunca volvió a alcanzar ni la mitad del nivel de perfección que logro en ese cuadro". Una suerte similar sufrieron los frescos pintados por Cimabué -el padre de la pintura italiana- en los últimos años del siglo XIII. En 1966, una inundación anegó a la ciudad de Florencia llevándose consigo La Crucifixión, una obra legendaria del maestro de Giotto. Trascartón, en 1997, un terremoto destruyó su fresco de San Mateo, que dominaba el techo de la Basílica de Asís.
Es una lástima también que ninguna de las obras de Apeles, un griego que vivió allá por el siglo III a.C., haya logrado sobrevivir al paso del tiempo. Ni siquiera la más conocida, La calumnia, que fue remedada por Botticelli.


PINTURAS EN PELIGRO: PERDIDA MILLONARIA
Oslo: en un audaz golpe roban dos famosas obras de un museo

Pertenecen al pintor Edvard Munch y son consideradas un verdadero tesoro nacional en Noruega. Dos hombres encapuchados se las llevaron a punta de pistola de un museo repleto de visitantes.

OSLO. AP, EFE, DPA y AFP
El cuadro "El grito", una de las mayores obras maestras del expresionismo y valuado en 70 millones de dólares, fue robado ayer del museo Edvard Munch de Oslo, Noruega. Por su sencillez, el golpe merecería ingresar al ranking de los robos más increíbles de la historia. Dos hombres encapuchados y armados entraron al edificio ayer a la mañana cuando éste se encontraba repleto de público y obligaron a una guardia de seguridad a tirarse al piso. Después, y mientras los visitantes huían asustados, desengancharon el cuadro de la pared.
Antes de escapar, robaron la otra obra más importante de Munch que había en el museo: "Madonna", valuada en alrededor de 20 millones de dólares. Luego los ladrones salieron a la calle —en todo ese recorrido fueron filmados por las cámaras de seguridad— y se subieron a una rural Audi A6 de color negro, donde los esperaba un tercer hombre.
La policía, que de acuerdo a los testigos demoró 15 minutos en llegar al museo, halló unas horas después tirados en una calle de la ciudad los marcos de los cuadros. El auto también fue encontrado, cerca de un club de tenis. Anoche la policía no tenía ninguna pista de los asaltantes.
Edvard Munch —murió en 1944, a los 81 años de edad— es el más reconocido artista del expresionismo. Tuvo durante toda su vida una tendencia casi patológica a la angustia: "El grito", por ejemplo, representa la desesperación de una persona cerca de la baranda de un puente, con el rostro entre las manos, la boca muy abierta y una expresión de horror en los ojos.
De "El grito" hay cuatro versiones. Una está en el Museo Nacional de Noruega y otra en manos de un coleccionista privado. Las dos restantes, incluyendo la robada ayer, pertenecen al Museo Munch. La robada ayer fue pintada con ceras, pastel y témpera sobre papel cartón en 1893.
Según relataron los testigos, los ladrones —vestían de negro— entraron al museo a las 11.15 (cinco horas menos en Buenos Aires) y fueron derecho a la sala en la que estaban las dos obras. En esa sala, ubicada muy cerca de la puerta principal, había alrededor de 70 personas.
Es obvio que en Noruega están poco familiarizados con los asaltos: en vez de interpretar la entrada de los hombres encapuchados y armados como un robo, el público pensó que se trataba de un ataque terrorista . "La gente empezó a gritar y a correr en todas las direcciones", recordó la estadounidense Mary Vassiliou.
Un instante más tarde aquellos que aún no habían logrado huir vieron cómo los encapuchados sacaban las obras de las paredes. No necesitaron de ningún sistema sofisticado: los cuadros estaban colgados con unos simples alambres, los mismos que se utilizan en cualquier casa para amurar una vulgar reproducción.
"No escuchamos ninguna alarma y pasaron 15 a 20 minutos hasta que llegó la policía", declararon los testigos.
La ministra de Cultura de Noruega, Svarstad Haugland, se mostró conmocionada: "No tenemos suficientemente custodiados nuestros tesoros artísticos. Todo esto es terrible y un enorme shock. Se trata de tesoros nacionales de valor incalculable".
El director del Museo Nacional de Oslo, Sune Nordgren, comparó el hecho con un secuestro y dijo que es posible que la responsable sea una banda internacional que pedirá un rescate. También descartó poner guardias armados o colocar cuadros valiosos en un armario acristalado como ocurre con la "Mona Lisa" en París. "Entonces ya no habría ninguna experiencia estética", argumentó.
El director del Museo Munch, Gunnar Sorensen, consideró el hecho "una tragedia" porque además los desconocidos maltrataron el cuadro. Aunque anunció una revisión de la seguridad, no se mostró optimista: "Contra los ladrones de arte con armas no nos podemos proteger".